Las lecciones de Jordan a Valdez

El expelotero mexicano Mario Valdez y ahora directivo de los Tomateros de Culiacán, contó su experiencia al coincidir en las Ligas Menores con Michael Jordan

El Dios del basquetbol se hizo terrenal en el mundo del beisbol. En 1994, fue más Michael que Jordan. “Su Majestad”, afectado por la muerte de su padre, dejó la duela en 1993 y probó suerte en el diamante, en un deporte que también practicó de niño.

Previo a los entrenamientos primaverales de 1994, el novato mexicano Mario Valdez recibió el llamado de los Medias Blancas para presentarse al spring training de los prospectos en Sarasota, Florida, sede del equipo de Chicago, y en donde se realizaba la Arizona Fall League.

Habrá un invitado muy especial (me dijeron), a lo mejor ya lo conocen, parece que se llama Michael Jordan y casi les digo ‘ya mándenme el boleto’. Nos avisaron para que no nos cayera de sorpresa que él iba a estar ahí. Él ya había anunciado que iba jugar beisbol y teníamos la esperanza de encontrarnos con él”, recordó Valdez a CANCHA.

El sonorense, actual gerente deportivo de los Tomateros de Culiacán de la Liga Mexicana del Pacífico, fue compañero de Jordan, en el campo de entrenamientos.

Fue muy profesional durante el tiempo que jugó beisbol, siempre llegaba muy temprano para hacer cosas extras en bateo y fildeo, siempre quiso mejorar y la verdad sí iba mejorando, su swing iba mejorando cada vez más porque era muy trabajador.

“Me dejó muy impresionado la dedicación que tenía a lo que estaba haciendo en ese momento que era el beisbol, la dedicación que le daba día con día para mejorar en el beisbol, eso fue una de las enseñanzas que me dejó”, compartió Valdez.

Dentro de esa “mortalidad” que mostraba la leyenda del basquetbol, estaba la de compartir algunos consejos con toda esa camada de jóvenes peloteros que comenzaban su camino en busca de llegar a las Mayores.

Nos dijo que la mejor manera de seguir superándonos en este deporte era entrenando, no dejar de entrenar para que nuestros sueños se hicieron realidad. Y no nada más lo dijo, veíamos que lo hacía. Fue una de las enseñanzas que me quedaron, son mensajitos que te dice, pero que a la vez lo está aplicando”, confesó.

Luego de esa pretemporada de 1994, Valdez se quedó en Sarasota para jugar en la liga de novatos y Jordan se fue a los Barones de Birmingham, la sucursal Doble A de los Medias Blancas.