Israel comenzó a usar una vacuna para pacientes de coronavirus

Médicos israelíes aplicaron un novedoso tratamiento médico con plasma concentrado que arrojó resultados positivos en una paciente de coronavirus, en un nuevo y prometedor avance en la lucha contra la enfermedad.

Una joven contagiada, con varias condiciones médicas de riesgo y necesidad de asistencia respiratoria, recibió un concentrado de anticuerpos desarrollado a partir del plasma de pacientes recuperados de coronavirus, una dosis reportada como una “vacuna pasiva”, desarrollada por el hospital Hadassah en Jerusalèn y la firma biofarmacéutica israelí Kamada.

La paciente reaccionó positivamente y empezó a mejorar hemodinámicamente. Tenemos los dedos cruzados para el tratamiento exitoso de este paciente”, declaró con optimismo Zeev Rotstein, director del centro médico, en declaraciones recogidas por el Jerusalem Post.

A diferencia de una vacuna activa, que inyecta versiones debilitadas de un virus, la inmunización pasiva aporta directamente los anticuerpos ya formados por otros pacientes.

El hospital Hadassah reunió 40 litros de plasma de personas recuperadas del coronavirus, una cantidad suficiente para aplicar este nuevo suero a unos 70 pacientes. Los aportes fueron reunidos tras intensas campañas en la comunidad ultraortodoxa, que tuvieron importantes picos de casos en los últimos meses.

Rotstein destacó que este tratamiento será aplicado a los pacientes con un cuadro grave y que necesitan un refuerzo para combatir el virus, pero que también podría ser usado de forma preventiva en contagios recientes de poblaciones de riesgo, para evitar que el COVID-19 avance en el organismo.

Kamada, la firma que desarrolló el compuesto junto al hospital, ya tiene dos productos aprobados por la FDA, autoridad sanitaria estadounidense.

Además de este tratamiento concentrado de anticuerpos, varios otros pacientes han sido tratados con plasma congelado a través de la transfusión, con notables resultados.

Antes de poder donar plasma, los pacientes recuperados deben esperar al menos 14 días desde el resultado que confirmó el negativo con un hisopado.

Las vacunas en desarrollo

La OMS enumera 11 ensayos clínicos en curso para otras tantas vacunas potenciales en el mundo, de los cuales cinco se llevan a cabo en China. Hasta ahora solo se publicaron resultados parciales, algunos descritos como “alentadores”. Entre los más avanzados, está el proyecto europeo de la Universidad de Oxford, en cooperación con AstraZeneca, y el chino de la Academia Militar de Ciencias Médicas y de la compañía farmacéutica CanSinoBIO.

Además de estos ensayos en curso, la OMS contabiliza 128 proyectos de vacunas potenciales que se hallan en fases previas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *