Ha faltado gobierno y la decisión de sacarlos: Layda Sansores

Dzitbalché, Campeche.–Ante las demandas de caminos sacacosechas, centros de salud, médicos y medicinas, agua potable, pavimentación de calles, transporte, la candidata de morena-PT a la gubernatura, Layda Sansores San Román, señaló que nos ha hecho falta gobierno y a nosotros la decisión de sacarlos y que se larguen.


Estamos como estamos porque se han robado el dinero del pueblo y andan buscando paraísos fiscales dónde esconderlo, pero también es responsabilidad nuestra, señaló.


No es posible que una y otra vez vengan a engañarnos con despensas, a comprarnos el voto, para que todo siga igual. No podemos estar haciendo “fuentecitas” o malecones mientras a los campesinos se les echa a perder la cosecha por no poder sacarla. Eso se acabó, en mi gobierno no habrá funcionarios de aire acondicionado, no estarán en sus torres de cristal,  todos saldremos a trabajar y ayudar a los campesinos, a los ciudadanos.


Por ello, agregó, hay que votar parejo por los candidatos de morena, porque morena es el pueblo organizado y no les vamos a fallar.


Primero en el parque de Sacabchén, al que llegó a bordo de un mototaxi con la leyenda de “I love Layda”, la Candidata agradeció a las madres de familia que en su día estaban ahí, lo que también es hacer patria, dando la cara y uniéndose a la esperanza que significa morena.


A nosotros, les dijo, no nos inventaron como candidatos; cada uno de los abanderados de morena tiene una historia de lucha, de decisión y entrega; cada uno tiene el compromiso de servir al pueblo que manda y respetar los principios de no robar, no mentir y no traicionar al pueblo como hace “ya saben quien”.


El 6 de junio, agregó, el pueblo cambiará la historia de Campeche y logrará el cambio verdadero, para que se vayan los que nos han robado.


compañada del candidato a presidente municipal de Dzitbalché, Roberto Herrera; del candidato a diputado federal por el I Distrito, José Luis Flores; a diputada local por el Distrito XVII, Irayde Avilés; así como del coordinador general de campaña, Aníbal Ostoa, Sansores San Román se trasladó a la cabecera municipal donde la recibieron cientos de vecinos que la ovacionaron al grito de “Layda Layda Layda”.


Ahí, tras escuchar a Roberto Herrera hablar de las necesidades de su pueblo y de que es hora del cambio verdadero, Sansores San Román dijo que tienen en él a un candidato de lujo y reconoció a sus padres que la acompañan desde la resistencia civil del 97.


Dzitbalché, recordó la Candidata, es un pueblo libertario ejemplo para todo el estado pues ahí, en la elección pasada, ganó morena con 5 mil 24 votos, mientras que el PRI obtuvo 2 mil 466 y el PAN 672.


Por eso ahí, su padre el gobernador Carlos Sansores Pérez tenía su cuartel general, y le decía a ella: Layda, no es político el que no escucha el corazón de su pueblo.
Y para escuchar el corazón del pueblo hay que salir a las calles, acompañar a los ciudadanos en sus tareas, y eso es lo que haremos en mi gobierno, subrayó.

Ante la algarabía y porras de un grupo de jóvenes en el evento, recordó que ya los adoptó a todos como sobrinos y le dicen “tía Layda”. Les pidió no rendirse y salir también a las calles a conquistar el futuro; que no se dejen engañar por el PRIANRD y la “naranja podrida” que no se cansan de mentir y de tratar de engañar para conservar privilegios, pero no puede haber gobierno rico con pueblo pobre.


Antes, el candidato Roberto Herrera lamentó el estado de abandono en que se encuentra Dzitbalché y se comprometió a trabajar desde el primer día junto con los campesinos y los ciudadanos en general para resolver sus necesidades y problemas.


Los candidatos a diputados federal, José Luis Flores, y local, Irayde Avilés, señalaron que serán dignos representantes del pueblo en las cámaras de diputados, van a legislar para defender sus derechos; que haya recursos que se conviertan en programas de apoyo a los que menos tienen, como ya está haciendo “ya saben quien”.


Durante el evento, en el que le dedicaron canciones por el Día de la Madre, un niño le entregó un ramo de flores como obsequio del pueblo.