El momento en el que un arquero ruso es alcanzado por un rayo en pleno entrenamiento: quedó en coma inducido

Las imágenes que compartió el club ruso Znnamya Truda de la segunda división fueron impactantes. El joven arquero Ivan Zakborovsky fue protagonista de un terrible episodio que de milagro no terminó en tragedia mientras entrenaba con su equipo.

Mientras la mayor parte del plantel hacía ejercicios físicos sobre un costado del campo, el futbolista de 16 años se encontraba sobre el borde de una de las áreas cuando fue alcanzado por un rayo el pasado 4 de julio.

La cuenta oficial de la entidad más antigua del fútbol en ese país (fundada en 1909) publicó el video y aseguró que las condiciones climatológicas no eran peligrosas para que se lleve a cabo la sesión prevista para ese día.

La grabación resultó escalofriante ya que captó el momento justo en el que un rayo descendió del cielo y golpeó de lleno al arquero Ivan Zakborovsky, quien desde el pasado 4 de julio fue puesto en coma inducido.

“El cielo estaba despejado, algo nublado, pero sin lluvia ni viento. Si hubiera habido una tormenta, no nos habríamos entrenado”, aseguró el director general del club Igor Mayorov en un intento de desligarse de cualquier tipo de responsabilidad por aquel episodio climatológico.

Tras recibir el impacto, el arquero de 16 años se desplomó sobre el suelo ante la atenta mirada de sus compañeros que parecían no entender lo que había sucedido tras escuchar el estruendo. Fue un segundo de incertidumbre hasta que se percataron de lo que había ocurrido y fueron rápidamente hacia donde se encontraba Zakborovsky.

“Todos actuaron rápidamente, muy profesionalmente, la ambulancia llegó en ocho minutos”, informó Mayorov a través de un posteo en el Instagram del equipo y agregó: “Lo más probable es que haya tenido un paro respiratorio. Recibió primeros auxilios y tal vez por eso, el niño está vivo.

Al mismo tiempo el director general del club detalló que el arquero fue trasladado de Orekhovo-Zuevo, lugar en donde se encontraba el centro de entrenamiento, hasta el hospital en Lyubertsy, a las afueras de Moscú. “Le hicieron un electrocardiograma y su corazón está normal”, reconoció.

Pasaron tres días de aquel momento y según confirmó Mayorov, el futbolista, que también terminó con graves quemaduras, “continúa en coma, por lo que su cerebro descansa y se satura de oxígeno. Las dinámicas de recuperación del niño son positivas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *