El Congreso de Perú aprobó quitar la inmunidad al presidente, los ministros y los congresistas

El Congreso peruano aprobó este domingo una reforma constitucional que elimina la inmunidad para los parlamentarios y el presidente.

Pocas horas después de que el presidente, Martín Vizcarra, anunciase que llevaría a referéndum la eliminación de la inmunidad parlamentaria tras la negativa inicial del Congreso, el Parlamento reconsideró la votación y la sacó adelante con 110 votos a favor y 13 en contra, pero con grandes cambios sobre el texto original.

Con la nueva votación, el Congreso estableció también que el presidente puede ser acusado por delitos contra la administración pública cometidos durante su mandato o con anterioridad. El titular del Congreso, Manuel Merino, anunció luego que la reforma constitucional deberá ser ratificada en la siguiente legislatura, que comenzó este lunes.

Nadie con inmunidad

Durante el debate en este pleno, varios partidos lanzaron la consigna de que la inmunidad no solo fuese eliminada para los congresistas, sino para cualquier alto funcionario del Estado, incluido el mismo presidente de la República.

La sugerencia fue recogida por el congresista de Alianza Para el Progreso (APP) y presidente de la comisión parlamentaria de Constitución, Omar Chehade, que redactó de manera apurada una modificación del texto.

Primero eximió de responsabilidad a los congresistas de sus opiniones, votos y sobre cualquier acción en el ejercicio de su labor parlamentaria. Cualquier asunto penal solo podrá ser visto por la Corte Suprema. Asimismo, invistió de poder a la comisión permanente del Congreso para acusar ante el pleno al presidente de la República, ministros y magistrados del Tribunal Constitucional “por cualquier delito que cometan en el ejercicio de sus funciones y hasta cinco años después de que hayan cesado estas”.

Sin antejuicios políticos

En el caso del presidente del país, también “podrá ser acusado por delitos contra la administración pública cometidos durante su mandato o con anterioridad”, y en el caso de los ministros tampoco tendrán antejuicio político.

El politólogo Martín Tanaka expresó en Twitter su desacuerdo con las modificaciones. “Una cosa es la inmunidad parlamentaria que les daba cierta cobertura ante la comisión de delitos comunes (artículo 93 de la Constitución) y otra cosa muy diferente es la cobertura frente a una acusación por infracción a la Constitución y delitos de función (artículo 99). Lo aprobado quita a los congresistas la protección ante delitos comunes, pero mantienen la protección del artículo 99. Pero se la quitan solo a los ministros. Además, al cambiar el artículo 117, también le quitan al Presidente la protección que mantienen los congresistas por la comisión de delitos contra la administración pública. En suma, una lógica de venganza que debilita al nuestro sistema de gobierno. No afectará solo al gobierno de Vizcarra, que ya está de salida, si no a todos los próximos gobiernos. Aumentará la precariedad y el conflicto entre poderes del Estado”.

Durante el debate ocurrió un incidente con un congresista (o asesor) no identificado que dejó su micrófono abierto. Mientras Chehade intentaba hablar, una voz no identificada destacó con insultos al presidente: “Hasta Vizcarra ha perdido la inmunidad. Ya se cagó ese con***”.

Otros altos funcionarios que también pueden ser acusados por la comisión permanente del Congreso son los magistrados del Tribunal Constitucional, los miembros de la Junta Nacional de la Justicia (JNJ), los vocales de la Corte Suprema de Justicia, fiscales supremos, el Defensor del Pueblo y el Contralor General de la República. Las nueve fuerzas políticas que forman este fragmentado Congreso surgido de las elecciones parlamentarias extraordinarias de enero tuvieron a legisladores que votaron a favor de la última versión de esta norma.

Más temprano, en un mensaje a la nación, Vizcarra había anunciado que sometería a referéndum la reforma sobre la inmunidad parlamentaria. Que “el pueblo peruano, libre, democráticamente, en las urnas, decida si esta prerrogativa debe mantenerse o debe ser eliminada”, dijo. El mandatario anunció que la consulta popular se realizaría durante las elecciones generales de 2021, cuando los peruanos elegirán presidente, congresistas y parlamentarios.

El presidente lamentó que el Congreso no hubiera podido aprobar el sábado, en una primera sesión virtual, la reforma constitucional al no haber alcanzado los 87 votos requeridos para modificar el artículo 93 de la Constitución Política sobre la inmunidad parlamentaria. Ese día obtuvo 82 votos a favor, 14 en contra y 25 abstenciones. “El ejecutivo hará todo lo que esté a su alcance para no negarle al país de tener autoridades probas, comprometidas con el país y no con sus propios intereses”, aseveró Vizcarra.

Vizcarra lanzó su cruzada contra la corrupción en 2018, pocos meses después de asumir el poder en sustitución del expresidente Pedro Pablo Kuczynski, forzado a renunciar por el fujimorismo. La corrupción es uno de los males de Perú y cuatro expresidentes, entre ellos Kuczynski, están salpicados por el escándalo de pagos ilegales a políticos por parte del gigante brasileño de la construcción Odebrecht, lo mismo que la lideresa opositora Keiko Fujimori.

Tras recurrentes choques de poderes, Vizcarra disolvió el Congreso el pasado 30 de septiembre y convocó a nuevos comicios legislativos, efectuados el 26 de enero, en los que el fujimorismo recibió un voto castigo y pasó de su mayoría de 73 escaños (de un total de 130) a solo 15.

Con información de Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *