¿Comer un ajo diario es recomendable para las mujeres?

Comer ajo tiene muchos beneficios para la salud, sobre todo para las mujeres.

Aunque la reacción inicial de muchas personas al encontrar un ajo en su comida es de rechazo, lo cierto es que el consumo de esta hortaliza ayuda en el tratamiento de diversos malestares y contribuye a mantener más saludable el organismo, principalmente el de las mujeres.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda comer todos los días una pieza de ajo (o de 1.4 a 1.2 gramos de polvo, o de 2 a 5 miligramos de aceite). En caso de que el sabor del ajo no te resulte agradable, puedes usarlo para sazonar la comida.

A continuación, te damos 10 razones por las que se recomienda que las mujeres coman ajo todos los días:

Acaba con las infecciones vaginales

Científicos de la Universidad de Pittsburgh Medical Center afirman que el ajo ayuda en el tratamiento de infecciones íntimas, principalmente las que se relacionan con la candidiasis.

Permite el equilibrio metabolico

La Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología afirmó en un estudio que comer ajo morado todos los días permite mantener un peso estable, previniendo así la obesidad.

Alivia los episodios dolorosos de menstruación

El ajo funciona como anti-inflamatorio y antibiótico, reduciendo malestares como inflamación, dolor y sangrado abundante durante el período menstrual.

Disminuye la presión arterial

Investigadores del Memorial Sloan Kettering Cancer Center afirman que el ajo permite la dilatación de los vasos sanguíneos, mejorando así la circulación.

Termina con la fatiga durante el embarazo

El consumo de ajo aumenta la energía durante la etapa de gestación, además de destruir los hongos, bacterias dañinas y virus, señala la Universidad de Maryland Medical Center.

Reduce el riesgo de padecer cáncer

El National Cancer Institute afirma que las personas que ingieren ajo regularmente tienen menos posibilidades de presentar cáncer de colon, páncreas, estómago, mama y esófago.

Evita el sindrome varicoso

El ajo dilata los vasos sanguíneos, mejorando la circulación e impidiendo que se presenten coágulos o trombos.

Disminuye el colesterol

Estudios publicados en el American Journal of Clinical Nutrition señalan que los aceites de ajo disminuyen el colesterol, reduciendo la posibilidad de padecer enfermedades cardiacas.

Es buen cicatrizante

Al tener un efecto cicatrizante el ajo que puede ayudar en caso de tener un parto por cesárea o sufrir un desgaste perineal, por ello se recomienda que las mujeres consuman esta hortaliza durante el embarazo.

El ajo también es efectivo para aliviar las lesiones que sufren los pezones durante la lactancia.

Diabetes gestacional

El ajo estimula la producción de insulina, favoreciendo la reducción del nivel de azúcar en la sangre, principalmente en el embarazo.

Reduce la inflamación

Gracias a sus compuestos sulfúricos, el ajo disminuye la inflamación que ocasionan las enfermedades autoinmunes (sólo basta con frotar la zona afectada).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *