Campeche laboratorio del país en el regreso a clases

Este lunes, retomarán a las aulas 5 mil 500 alumnos en 137 escuelas de nivel básico en el estado, con lo que Campeche se convertirá en el primer estado en México en regresar a clases presenciales a un año de la pandemia de Covid-19

En Campeche regresarán 5 mil 500 alumnos, en 137 escuelas de nivel básico, a tomar clases en las aulas, con lo que se convertirá en el primer estado en México en hacerlo a un año de la pandemia de Covid-19. Para ello, la entidad aplicará la primera fase del plan para el retorno gradual y voluntario a clases.

Este lunes inicia la etapa piloto del Plan para la Reactivación Escalonada Mixta de los Servicios Educativos de Nivel Básico y será observada durante dos o tres semanas para analizar si es posible avanzar a la siguiente fase, según informó el secretario de Educación Ricardo Koh Cambranis.

En esta etapa, se atenderán 137 primarias multigrado de comunidades rurales con escasa conectividad, con pocos habitantes y de bajo riesgo epidemiológico; se prevé iniciar clases en comunidades como Caña Brava, La Esmeralda, Puerto Arturo, Vista Alegre, Juan de la Barrera, entre otras.

Las autoridades educativas indicaron que el plan para el retorno se realizará en tanto Campeche mantenga el semáforo epidemiológico en verde.

“En el caso de que el semáforo epidemiológico retroceda, implicando un aumento de casos de Covid-19 a nivel estatal, se suspenderán las actividades presenciales en las escuelas y se continuará el servicio educativo con las herramientas a distancia”, señalaron a través de Facebook. Previamente, madres y padres de familia acudieron a las escuelas para limpiar el material e mobiliario.

En tanto, la Secretaría de Educación del estado informó que se invirtieron 600 mil pesos en el suministro de insumos de limpieza y protección contra el Covid para los 137 planteles que arrancarán clases presenciales.

Además, los Consejos Técnicos Escolares realizaron reuniones para intercambiar experiencias pedagógicas y planear estrategias para favorecer la gestión de las emociones, así como para fortalecer la empatía entre el personal educativo, el alumnado y sus familias.